Pedro Lemebel (Datos Biográficos)



Pedro Mardones Lemebel, más conocido como Pedro Lemebel nació en Santiago de Chile el 21 de noviembre de 1955 y es uno de los escritores y artistas plásticos chilenos más talentosos y controvertidos.

Luego de una infancia y una adolescencia difíciles, ingresó a la Universidad de Chile, donde se tituló como profesor de Artes Plásticas para trabajar luego por un corto período como profesor de liceo. Su aspecto y sus modales le valieron la pronta expulsión de los ámbitos académicos, razón por la cual Lemebel pudo entregarse de lleno a la producción artistica, con todo lo bueno y lo malo que eso significa.

En sus libros aborda fundamentalmente la marginalidad chilena con bastantes referencias autobiográficas. Su estilo irreverente, barroco y kitsch lo ha hecho conocido en toda hispanoamérica. Gay declarado, explica el cambio de su nombre así: "El Lemebel es un gesto de alianza con lo femenino, inscribir un apellido materno, reconocer a mi madre huacha desde la ilegalidad homosexual y travesti".

En 1987 fundó, junto a Francisco Casas, el dúo de arte "Yeguas del Apocalipsis" y ambos, convertidos en actores de sus propios textos, generaron desde la realidad homosexual una interrupción de los discursos institucionales en la época de la dictadura.

Su trabajo en el dúo cruzó la performance, el travestismo, la fotografía, el video y la instalación. Pero también los reclamos de la memoria, los derechos humanos y la sexualidad, así como la demanda de un lugar en el diálogo por la democracia. "Quizás esa primera experimentación con la plástica, la acción de arte... fue decisiva en la mudanza del cuento a la crónica. Es posible que esa exposición corporal en un marco religioso fuera evaporando la receta genérica del cuento... el intemporal cuento se hizo urgencia crónica...", explica Lemebel.

Entre 1987 y 1997, las Yeguas del Apocalipsis realizaron por lo menos quince eventos públicos, la mayoría en Santiago de Chile pero también en Concepción, Talca y La Habana, Cuba.

En 2002 escribió la novela: Tengo miedo torero, que fue llevada al teatro en 2005 y ha sido traducida al inglés y al francés. Con su último libro, Serenata cafiola, retomó su lado cronista al compás de una "biografía musicalizada".

Carlos Monsiváis ha dicho de él: "Pedro Lemebel es un fenómeno de la literatura latinoamericana de este tiempo. Uso el término fenómeno en su doble acepción: es un escritor original y un prosista notable y, para sus lectores, es un freak, alguien que llama la atención desde el aspecto y rechaza la normalización ofrecida. Un escritor y un freak indisolublemente unidos, los que están fuera, en la desolación y la energía de los que sólo se integran a su modo, en los márgenes que ya no tienen el peso arrasador de antaño. (Si algo, la obra de Lemebel es un rechazo del determinismo homófobo). A Lemebel le ponen sitio las miradas (las lecturas) de la admiración, el morbo, el regocijo de "los turistas de lo inconveniente", la extrañeza, la solidaridad, la normalidad de los que están al tanto de la globalización cultural, esa que para los gays se inició dramáticamente con los juicios de Oscar Wilde en 1895 y jubilosa y organizativamente con la revuelta de Stonewall en 1969".

Lemebel ha sido cronista de Página Abierta, La Nación, de las revistas de izquierda Punto Final (desde 1998) y The Clinic, ha conducido programas radiales, dirigido talleres de crónicas y dado conferencias en diversas universidades (como la de Harvard). Varias de sus obras han sido traducidas al inglés.

Algunos libros de Lemebel han sido adaptados al teatro; así, Chilean Business —fundada por Rodrigo Muñoz, Claudia Pérez y Mario Soto—, fue la encargada de montar De perlas y cicatrices (en 2000), Tengo miedo torero (2006) y Cristal tu corazón (2009).

En 2011 se le diagnosticó cáncer de laringe y al año siguiente se operó en la Fundación López Pérez (Chile). Sobre su enfermedad, comentó: "Cómo es la vida, yo arrancando del sida y me agarra el cáncer". No obstante su enfermedad, el artista sigue presentándose esporádicamente en los escenarios para leer sus textos con la maestría que solo él puede imprimirles. Siempre ha sido, es y será un valiente militante por los derechos de las personas trans y por los derechos humanos en general. Es de destacar, su última presentación hasta el momento en el Centro Cultural Haroldo Conti (ex EsMA) de la Ciudad de Buenos Aires, donde con apenas un hilo de voz supo embelezar a la concurrencia en base a la fuerza de sus escritos y la férrea convicción de sus comentarios y aseveraciones.


No hay comentarios: